FANDOM


Había un vez un muchacho, Svetaketu, al cual un día le dijo su padre:

- Svetaketu, parece que tienes una opinión muy elevada de ti mismo; te crees bien instruido y te vanaglorias de ello. ¿has adquirido por ventura el conocimiento por el cual se oye lo que no se oye,y se sabe lo que no se sabe?


-Seguramente, ni mis maestros lo sabían. Explícamelo, padre.

- Así sea, hijo. Tráeme el fruto de la higuera

- Aquí está, padre.

- Ábrelo

- Abierto está

- ¿qué ves en él?

- Veo semillas diminutas.

- Rompe una de ellas, hijo

- Rota está, Padre

-¿Qué ves en ella?

- Absolutamente nada

- Hijo mío, de la misma esencia de esa simiente que no alcanzas a ver viene en verdad esta vasta higuera. Créeme, hijo mío, una esencia invisible y sutil es el espíritu del universo entero. Eso eres tú.

- Sigue explicándome, padre

- Sea, hijo. Pon esta sal en el agua y ven a verme mañana.


Svetaketu miró el agua, pero no pudo ver la sal, puesto que ésta se había disuelto

Su padre dijo entonces:

- Prueba el agua por este lado del cuenco. ¿Cómo sabe?

- Sabe a sal

- Busca la sal otra vez y ven de nuevo a verme.

- no puedo ver la sal; solo veo el agua.

- Del mismo modo, hijo mío, tú no puedes ver el espíritu; pero en verdad está aquí. Una esencia invisible y sutil es el espíritu del universo entero. Eso es la Verdad. Eso eres tú.